Ir al área principal de www.pais-global.com.ar

MAPAS DE HISTORIA UNIVERSAL

MAPA XXXIII - CAUSAS DE LOS DESCUBRIMIENTOS

MAPA XXXIV - LOS VIAJES COLOMBINOS

Google

Descubrimientos y viajes colombinos

Mapa XXXIII - Signos: 1) Imperio turco; 2) Contornos del mapa de Behaim de 1492; 3) Rutas continentales del comercio oriental; 4) Id. marítima.

En las últimas décadas del siglo XV y primeras del siglo XVI se realizó el más formidable esfuerzo para la ampliación del ecumene. Causas de orden material y moral contribuyeron a determinar esta tendencia, que iba a llevar a España a la completa realización de su destino histórico.

Algunas de estas causas son de origen general. En primer término, los incentivos. A) Económico. La organización económica de la Europa del siglo XV había desarrollado el espíritu de lucro y con él el deseo de dominar los mercados y las especias, el incienso, la seda y el oro, materias básicas del gran comercio de aquella época. El afán de enriquecerse con rapidez inducía a sustituir a los árabes como intermediarios del tráfico de mercancías entre Oriente y (la India y el país de las Especias) y Occidente, mucho antes de que los turcos bloquearan en beneficio propio los puestos de Egipto y de Siria. B) Al lado del incentivo económico, el religioso; el deseo de alcanzar la fabulosa tierra del Preste Juan, de encontrar el Paraíso Terrenal y de convertir a los salvajes al Cristianismo, como reflejo del espíritu de cruzada y de catolicidad del Medioevo. C) Asimismo, el incentivo de la aventura, despertado por las narraciones de los más inverosímiles viajes y por los mitos prodigiosos de ignoradas tierras (Eldorado), que son divulgados por la imprenta y aceptados por la sociedad coetánea.

El hombre del Renacimiento es el sujeto de los descubrimientos, y sin comprenderle falta el elemento esencial, el motor de los mismos. El Renacimiento crea un tipo de hombre particular: independiente, libre, de fuerte personalidad, creador del espíritu de empresa, de la aventura heroica y gloriosa y del gran capitán a estilo antiguo; que rompe los marcos intelectuales, sociales y geográficos de la Edad Media; que acepta el peligro por la fama, el renombre y el provecho personal que pueden reportarle.

Finalmente las posibilidades. Los progresos técnicos (cartografía, construcción marítima, brújula, bastón de Job) corren parejos con los adelantos en las concepciones geográficas. El mundo de Tolomeo, geógrafo alejandrino del siglo II, cuyas concepciones se estudiaban entonces con ahínco, tenía una distribución equivocada de los continentes y océanos (la prolongación oriental de Asia con la consiguiente "absorción del Pacífico"). Esto permitía fomentar ilusiones sobre nuevas rutas, que la realidad irá destruyendo o desvirtuando (rutas del Sudeste y del Oeste hacia las Indias). En el gráfico se ha superpuesto el mapa del cartógrafo alemán Martín Behaim de 1492 a uno de nuestros días, lo que demuestra que era fácil equivocarse sobre la posibilidad de llegar a la India por Occidente con más rapidez que por la ruta de Oriente.

Mapa XXXIV

En el mapa se dibujan los viajes de descubrimiento de Cristóbal Colón, verificados de acuerdo con los siguientes itinerarios:

PRIMER VIAJE (1492-1493): Palos de Moguer, Canarias, travesía del Atlántico, Guanahaní o San Salvador (descubrimiento de América), Cuba, Haití (Santo Domingo), Azores, Lisboa, Palos.

SEGUNDO VIAJE (1494-1495): Cádiz, Madera, Canarias, Guadalupe, Marigalante, Haití, Jamaica, Cuba.

TERCER VIAJE (1498-1499): Sanlúcar, Canarias, Bocas del Orinoco, Trinidad, Costa de París, Haití.

CUARTO VIAJE (1502-1503): Canarias, Haití, costa de América Central (de Guatemala al Golfo de Urabá), Jamaica, Haití.

Estos itinerarios revelan la disconformidad del rumbo seguido en el primero y tercer viajes colombinos respecto al natural (llamado rumbo de loa alisios), que se utilizó en el segundo y cuarto. Este hecho responde, en el primer caso, al plan de Colón de cruzar el Atlántico desde Canarias, siempre al Oeste, hasta las que él llamaba "Islas de los mares oceánicas", en el segundo caso, se debe a la creencia de que, hacia el Sur, hallaría la buscada India, cuyas características geográficas y culturales no concordaban con las de las tierras que hasta entonces había descubierto.

Fijemos también otro hecho: Colón no quiso reconocer que había llegado a un continente nuevo, desconocido de la Geografía antigua. En su cuarto viaje se empeñó en situar en el litoral de América central los accidentes que sus lecturas le indicaban en Malasia e Insulindia.

Otros Mapas Disponibles